Una alianza mundial para la energía eólica marina

GWEC, IRENA y Dinamarca lanzan una nueva alianza mundial para la energía eólica marina con el fin de promover su adopción.
Alliance mondiale pour l'éolienne offshore

Se ha formado una alianza mundial para la energía eólica marina. Dirigido por IRENA, GWEC y Dinamarca, su principal tarea será liberar el potencial de la energía eólica marina.

Promoción masiva de la energía eólica marina

El acto público, celebrado en Nueva York, fue una oportunidad para presentar las ambiciones y visiones de la Alianza.

Por ello, la Global Offshore Wind Alliance (GOWA) se ha propuesto el reto de aumentar la capacidad eólica marina instalada en todo el mundo en un 670%. Esta cifra pasaría de 57 GW en 2021 a 380 GW en 2030. La alianza pretende convertirse en un catalizador clave para desbloquear un recurso que tiene una capacidad de generación de más de 71.000 GW en todo el mundo.

Para el Ministro danés del Clima, Dan Jørgensen, la cooperación internacional es imprescindible:

“No podemos hacerlo solos, sino que tenemos que trabajar juntos en los sectores público y privado, así como en los países y regiones. La Alianza Mundial de la Energía Eólica Marina será una plataforma para lograrlo”.

Dinamarca, que inició la alianza, es pionera en este campo. De hecho, desde los años setenta, el país ha apostado por los vientos que soplan. Cincuenta años después, es el campeón mundial de energía eólica per cápita. Una experiencia que Dan Jørgensen quiere compartir:

“Dinamarca acogió el primer parque eólico marino del mundo en 1991. Tenemos mucha experiencia en este campo y hace tiempo que la compartimos con el resto del mundo”.

El país seguirá invirtiendo para poder prescindir del gas ruso.

Lucha contra el calentamiento global

La Alianza Mundial de la Energía Eólica en Tierra pretende cumplir los objetivos climáticos. De hecho, según las previsiones de la IRENA y la AIE, se necesitan 2.000 GW de capacidad eólica marina instalada para cumplir el objetivo de limitar la temperatura global a 1,5 °C.

Laura Daniel-Davis, Subsecretaria de Gestión de Tierras y Minerales de Estados Unidos, señala que el objetivo fijado por el Acuerdo de París no puede alcanzarse sin la cooperación internacional:

“Reconocemos el valor de la cooperación mundial en materia de energía eólica marina y la absoluta necesidad de que cada país haga su parte para afrontar la crisis climática”.

Además, en un contexto geopolítico extremadamente tenso, invertir en aerogeneradores en alta mar es una forma de acelerar la independencia energética. Un camino a seguir para Francesco La Camera, Director General de IRENA:

“La seguridad energética y la brutal crisis energética nos obligan a replantearnos nuestro mundo. La tecnología eólica marina es la puerta de entrada a nuevos emplazamientos con importantes recursos eólicos”.

Los representantes de la alianza también invitaron a unirse a nuevos socios de los sectores público y privado. Una cooperación que desean aumentar para crear nuevas asociaciones.

Articles qui pourraient vous intéresser