Objetivos climáticos, Francia se queda atrás

Según un estudio reciente, Francia no cumple sus objetivos de reducción de gases de efecto invernadero, pero va por buen camino.
objectifs clmimatiques France_energynews

Francia no está cumpliendo sus objetivos de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, ya que los principales sectores siguen emitiendo demasiado CO2 y los sumideros de carbono no funcionan tan bien como se esperaba, según el último Observatorio Clima-Energía desvelado el jueves.

Este observatorio anual está diseñado por la Red de Acción Climática (CAN) con otros socios, entre ellos la agencia de transición ecológica Ademe.

Compara las emisiones nacionales con los objetivos definidos por Francia en sus hojas de ruta, la Estrategia Nacional Baja en Carbono (SNBC) y el Programa Plurianual de Energía (PPE).

El país aspira a tener cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2050, es decir, para entonces las emisiones residuales deben ser compensadas por la absorción de los sumideros de carbono.

En el año 2021 se produjo un repunte de las emisiones brutas (excluida la absorción) de gases de efecto invernadero, con la recuperación parcial de la actividad económica. Sin embargo, Francia sigue en la senda de este indicador bruto, señala el observatorio.

“Estamos en el buen camino”, dijo el Ministerio de Transición Ecológica, señalando un descenso del 23% de las emisiones francesas con respecto a 1990. Francia se ha comprometido a reducirlas en un 40% de aquí a 2030, una ambición que debe reforzarse para tener en cuenta los nuevos objetivos europeos (-55%).

Por otra parte, en lo que respecta a las emisiones netas (incluida la absorción por los bosques y los suelos), “la parte anual indicativa del presupuesto de carbono se supera en 20,4 millones de toneladas de CO2 equivalente, dada la degradación del sumidero forestal en los últimos años”, señala el observatorio.

El año pasado, el país emitió 404,4 millones de toneladas netas de CO2 (MtCO2e) frente a un objetivo de 384 millones de toneladas netas.

Es en el sector de los bosques y el suelo, que debería actuar como sumidero de carbono, donde la brecha entre el objetivo y lo que realmente ha ocurrido es mayor. Este objetivo de absorción ha sido “sobrestimado”, según Zélie Victor, responsable de transición energética de la Red de Acción Climática.

La absorción de CO2, difícil de calcular, se ve mermada por la artificialización del suelo, la sequía y los incendios.

“Nos recuerda que debemos centrarnos en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y no sólo en su absorción, y que también debemos tener más en cuenta el desarrollo y la preservación de los bosques y los suelos”, subrayó Zélie Victor.

Sobre este tema de los sumideros de carbono, el Ministerio de Transición Ecológica reconoció una situación “más preocupante por la sequía, las distintas enfermedades que han afectado a nuestros bosques, etc.”. Por no hablar de los incendios de este verano, que podrían tener un impacto este año.

Por actividades, el sector del transporte sigue siendo el mayor emisor, con un 30,1% de las emisiones nacionales, seguido de la agricultura (19,4%) y la industria (18,6%).

El transporte y los edificios se mantuvieron dentro de su “presupuesto de carbono” en 2021, según el observatorio, ya que estos dos sectores se beneficiaron de las restricciones de tráfico y del clima benigno, respectivamente. La agricultura y la industria, en cambio, se desviaron de su trayectoria.

Por último, en el crucial sector de la energía, la salida de los combustibles fósiles sigue siendo “difícil”, mientras que el país está “muy atrasado en cuanto a las energías renovables y la reducción del consumo de energía”, señala el observatorio.

El presidente Emmanuel Macron dijo el jueves que Francia debería acelerar no solo en la energía nuclear, sino también en la eólica y la solar.

Articles qui pourraient vous intéresser